Pocket Store

En China, la cadena de comida rápida KFC creó un juego móvil que pone a cargo a los usuarios de su propia tienda virtual de KFC. 

A través de la plataforma WeChat, los usuarios pueden invitar a otros a poseer y personalizar su propia tienda de KFC. Pueden personalizar su tienda, administrar y seleccionar los productos que venden.

Cuando un usuario compra desde esa tienda virtual, activa pedidos y descuentos en la tienda física más cercana a ellos de KFC.

El usuario se presenta con un código y en la tienda física recibe su orden y descuentos.
Lo interesante es que los vendedores reciben una comisión de la venta o descuentos.

De esta manera, en lugar de gastar en nuevas sucursales convirtieron a sus clientes en vendedores para crear una red mucho más amplia y un modelo de negocio totalmente disruptivo e innovador.

Convirtieron el “brand commerce” a un “me commerce”.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.