Recetas contra la soledad

Las personas con un estilo de vida ermitaño son más propensas a desarrollar diabetes, problemas cardiacos y demencia senil. Algunos estudios muestran que la soledad es tan mala para la salud como fumar y la obesidad. 

Frome, una localidad en Inglaterra, logro disminuir 20% de sus gastos en salud publica a través de recetar conexión humana a sus pacientes. 

La doctora Helen Kingston noto que mucha pacientes que ingresaban al hospital alegaban soledad; por eso creo el programa Compassionete Frome, que busca prevenir enfermedades a través de tratar su verdadera raíz: la soledad. 

Los voluntarios del programa “health connectors” se dedican a hacer visitas a personas con estilos de vida solitarios, durante estas sesiones los voluntarios escuchan sus historias, leen, juegan o le ayudan a los pacientes con el fin de hacerlos sentir acompañados. 

  Además, el programa tiene aliados estratégicos en espacios públicos como cafeterias y universidades donde los empleados detectan cuando una persona puede estar en una situación de soledad, una vez que lo detectan se acercan a ellos para mostrarles el programa.

Fotos y video obtenidos de Compassionete Frome.

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.